Crear una empresa en España siendo extranjero

crear una empresa en España siendo extranjero

España es un territorio lleno de oportunidades para inversores extranjeros que busquen emprender nuevos proyectos, pero esta tarea no es del todo fácil, requiere de mucha planeación y dedicación. En este artículo vamos a hablar a profundidad de cómo crear una empresa en España siendo extranjero.

En primer lugar, cabe recalcar que, aunque es posible crear una empresa en España siendo extranjero tanto para pertenecientes a la UE como a los que no, los pasos para la constitución legal de un negocio son siempre los mismos. La única diferencia radica en el paso previo que cualquier no español deberá realizar, la adquisición de la residencia.

Si eres de cualquier país de la Unión Europea (es decir, ciudadano comunitario), debes inscribirte en el Registro Central de Extranjero en la Oficina de Extranjería o en una Comisaría de Policía. Además, deberás conseguir tu NIE y un certificado de registro de la UE, recuerde que también son ciudadanos comunitarios los habitantes del Espacio Económico Europeo, así como Suiza, Liechtenstein, Noruega o Islandia.

Sin embargo, si no se es ciudadano de la UE, necesitarás conseguir tu visado de trabajo para empezar un negocio en el país. El requisito fundamental que debes cumplir para crear una empresa en España siendo extranjero es tener residencia legal en España, para adquirir esta se puede optar por la visa de emprendedor.

Se puede aplicar a esta visa si el negocio que vas a abrir en España requiere de una alta inversión, es innovador y vanguardista, esto tendrás que detallar a través de un estudio de mercado y un plan de negocios que prueben el valor que aportará la empresa a la economía española (el proceso tarda alrededor de tres semanas y un mes).

También, puede optar por el permiso de trabajo por cuenta propia (para mayor información sobre esta figura puede leer a nuestro artículo dedicado exclusivamente a esta figura) además, también debes cumplir estos otros requisitos generales:

  • Probar que las ideas de la empresa son capaces de generar empleo y aportar beneficios económicos a España.
  • Contar con la formación y experiencia necesarias para el proyecto (y poder probarla).
  • No tener antecedentes penales en los últimos cinco años.
  • Ser mayor de edad.
  • Demostrar que se dispone de recursos suficientes para el mantenimiento y el alojamiento, de esta manera como la inversión necesaria para iniciar operaciones.
  • Según el tipo de negocio, cumplir con la normativa vigente en cuanto a requisitos de constitución.
  • Contratar un seguro médico en España.
  • No tener un estado de «rechazable» en España ni en ningún país con el que tenga un acuerdo.

¿Qué tipos de empresas existen?

A continuación, te explicaremos las más comúnmente usadas. #1

Empresa unipersonal

Una empresa unipersonal o individual es aquella compuesta por una sola persona, tal y como lo dice el mismo nombre, por lo que no requiere de empleados. Suele ser el modelo de negocio de fontaneros, artistas, entre otros.

Una de sus principales ventajas es que no requiere ningún tipo de inversión inicial, sin embargo, el hecho de ser una empresa individual tiene una importante desventaja: no hay distinción entre el patrimonio de la empresa y el personal, por lo tanto, habrá un caso de responsabilidad ilimitada.

Como empresario individual se paga impuestos sobre la renta (IRPF). Esto implica que tendrás que estar a cargo de realizar declaraciones de impuestos de manera anual.

Dado que tus actividades estarán reguladas por el régimen del impuesto sobre la renta, es posible que termines pagando una cantidad innecesaria de impuestos al utilizar esta estructura legal si tus ingresos son superiores a 60.000 € al año, siendo mejor escoger otro tipo de empresa en caso de que los ingresos superen el tope mencionado.

Por último, cabe recalcar que es crucial no confundir el empresario autónomo con la empresa individual, son dos conceptos totalmente diferentes.

Sociedad Limitada

Para constituir una sociedad limitada se debe de invertir 3.000 euros como mínimo, un monto no tan alto. Otra ventaja es que la responsabilidad es limitada según la cantidad de dinero aportado, por lo tanto, si se invirtieron solamente los 3.000 € de capital inicial, esa es la cantidad máxima que se te puede pedir en caso de insolvencia.

Los impuestos que pagarás con este tipo de empresas serán el de sociedades y el IVA. Por todo lo anterior se ha convertido en la estructura empresarial más popular en el territorio español.

Sociedad Anónima

Esta es el segundo tipo de sociedad mercantil más utilizada. Cuando hablamos de sociedad anónima ya estamos refiriéndonos a una gran empresa, ya que se necesitan 60.000 € para su constitución desembolsado un 25% en el momento de la escritura pública.

Además, esta estructura permite conseguir financiación externa, es decir, sus acciones participan en la bolsa.

Sucursal

En caso tal de que no estés buscando crear una empresa en España siendo extranjero, sino que tienes tu propia empresa en cualquier otro país y quieres expandirte en España, la figura apropiada para esta situación es la sucursal.

Según los artículos 295 y siguientes del Reglamento del Registro Mercantil, una sucursal es todo establecimiento secundario dotado de representación permanente y de cierta autonomía de gestión, a través del cual se desarrollen, total o parcialmente, las actividades de la sociedad.

Esta trae varios beneficios como que las principales responsabilidades del negocio en España son asumidas por la sociedad matriz extranjera; cualquier obligación legal como multas fiscales o pagos a empleados que se requieran será también responsabilidad de la empresa matriz; y por último no hay un mínimo de capital social legal exigible.

Los principales pasos para crear una empresa en España siendo extranjero son:

#2

  • Tener pasaporte vigente.
  • Presentar los documentos que acrediten que se cumplen con los requisitos para crear una empresa en España siendo extranjero, como el seguro médico, el certificado de residencia, la hoja de antecedentes penales y un estudio de mercado que pruebe el beneficio económico que el proyecto empresarial le brindaría al país.
  • Abrir una cuenta bancaria en España.
  • Ingresar al portal de inmigración para rellenar el modelo oficial (EX–07).
  • Darse de alta en la Agencia Tributaria Española a través del modelo 036 o 037, así como en la Seguridad Social como autónomo.
  • También deberás presentar los documentos relacionados con tu actividad económica, como pueden ser los permisos de explotación, etc.
  • Pagar las tasas de residencia y de trabajo. Estas se devengarán en el momento de admisión a trámite de la solicitud, y deberán abonarse en el plazo de diez días hábiles, (Modelo 790 código 052, epígrafe 2.1 autorizaciones inicial de residencia temporal. Y Modelo 790 Código 062, epígrafe 1.5 autorizaciones de trabajo por cuenta propia).

Una vez constituida, en principio, tendrás permiso para mantener en España tu empresa durante un año, si fuere el caso de que no funcionara la empresa habrá que cerrarla en este primer año, al ser este un tiempo bastante bajo es necesario realizar un exhaustivo estudio de mercado para asegurar que la empresa pueda despegar en este tiempo. Por otro lado, si la empresa funciona podrá renovar su actividad durante dos años, y a partir de los cuatro años ya no hace falta renovar.

Finalmente, cabe señalar que las empresas de nueva creación deberán aplicar en el impuesto a sociedades durante los dos primeros años de vida, un tipo del 15 %, siempre y cuando no deban tributar con un tipo inferior. Respecto a los tipos únicos, existen excepciones relacionadas con el emprendimiento; son las siguientes:

  • Aquellas entidades que no tengan ánimo de lucro tributan a un tipo del 10 %.
  • Sin embargo, las entidades que se dediquen a la investigación y explotación de yacimientos tributarán a un tipo mayor, del 30 %, igual que las entidades de crédito.
  • Los fondos de inversión de carácter financiero, así como los de inversión inmobiliaria o de regulación del mercado hipotecario tributan al 1 %.
  • Si la empresa se constituye en la Zona Especial Canaria, tributa al 4 %.
  • Tributan a un 0 % las sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario.
  • Los fondos de pensiones también tributan al 0 %.

Para más información sobre la fiscalidad para sociedades en España puede ingresar a la siguiente guía realizada por Santander TRADE.

Para crear una empresa en España siendo extranjero, es sumamente importante el correcto asesoramiento con un abogado.

 

Cibergrafía:

#1 https://www.camara.es/blog/creacion-de-empresas/tipos-de-sociedades-mercantiles-en-espana-cual-se-adapta-mejor-tus-necesidades

#2 https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/09/05/autonomos/1567686410_565076.html

#3 https://www.muynegociosyeconomia.es/negocios/articulo/impuestos-asociados-a-los-que-te-enfrentas-cuando-creas-una-empresa-161585069462

Dejar un comentario